1 de diciembre de 2009

Sembrando "Semillas de identidad"


Tomado de El Nuevo Diario

Nicaragua cuenta con una gama de semillas criollas, las cuales son resistentes a la variación climática, y deben ser vistas como una alternativa para la seguridad alimentaria, afirmó Lucía Aguirre, representante de la Fundación Suiza de Cooperación al Desarrollo, Swissaid.

Aguirre indicó que Nicaragua cuenta con más de 140 variedades de frijol, 127 variedades de maíz, y más de diez de arroz. Esto significa que cada zona del país puede escoger la semilla que se adapta a su terreno y al clima.

“Esto es un gran apoyo para enfrentar el cambio climático, y esta investigación puede ser corroborada por las familias campesinas, las cuales han notado que la semilla criolla se adapta a las precipitaciones pluviales, a la sequía, el tipo de suelo, las plagas y enfermedades más comunes en sus regiones”, sostuvo la fuente.

La especialista agregó que los campesinos ya saben --por la experiencia y su herencia cultural-- cuáles son las semillas que les producen más y mejor. “Por lo tanto, esto garantiza la seguridad alimentaria y la generación de ingresos para su familia”, expresó la representante de Swissaid.

Control a los transgénicos
Además, aseveró que la Ley de Conservación y Utilización Sostenible de la Diversidad Biológica vendrá a dar un marco regulatorio y un respaldo a las autoridades, en cuanto a entrada, manejo y control de las semillas transgénicas o modificadas, ya que causan riesgos ecológicos y a la salud.

“En México se comprobó que los transgénicos contaminaron variedades de maíz criollo, y, además, provocaron un impacto económico en las familias campesinas, ya que es una tecnología sumamente cara”, dijo Aguirre.

Otro de los riesgos al utilizar semillas transgénicas, es que suplantan a las variedades criollas, llevándolas a la extinción, comentó la representante de Swissaid en Nicaragua.

Julio Sánchez, del Centro Humboldt y miembro de la Alianza de Protección Biodiversidad, expresó que las comunidades indígenas son las que han conservado la biodiversidad biológica, a través de buenas prácticas agrícolas.

Sánchez dijo que esta ley regulará el acceso a los recursos naturales, en este caso, a la biodiversidad biológica de Nicaragua.

Además, comentó que distintas organizaciones ya han realizado incidencia a nivel nacional como ferias, diagnósticos comunitarios, e intercambios de experiencias entre productores sobre los bancos de semillas criollas, los cuales han beneficiado a la producción agrícola del país.

Darán un trámite rápido
En tanto, el presidente de la Comisión Ambiental del Parlamento, Francisco Jarquín, recibió de parte de organismos ambientales, seis mil 280 firmas recolectadas en 12 departamentos del país, las cuales demandan una pronta aprobación a la Ley de Conservación y Utilización Sostenible de la Diversidad Biológica.

El diputado Jarquín se comprometió a que en el primer trimestre de 2010 iniciarán el proceso de consulta de la Ley, en la Asamblea Nacional.

“Éste es un compromiso con la nación, y esperamos cumplir con ese compromiso”, dijo el presidente de la Comisión Ambiental.