2 de diciembre de 2014



3 DE DICIEMBRE: DIA MUNDIAL DEL NO USO DE PLAGUICIDAS Y
NO A LA INTRODUCCION DE TRANSGENICOS EN NICARAGUA

Cada 3 de Diciembre, se celebra el Día Mundial del NO uso de Plaguicidas que tiene como finalidad hacer una reflexión y toma de conciencia mundial sobre la grave crisis ambiental generada por el uso de agro tóxicos (fertilizantes, plaguicidas, insecticidas). Esta fecha fue establecida por 400 organizaciones miembros del PAN (Pesticide Action Network) en 60 países, recordando las miles de personas fallecidas y otras miles que quedaron con secuelas a consecuencia del accidente de Bophal, India en 1984, al ser liberado un componente químico utilizado en la elaboración de un plaguicida de la Corporación Unión Carbide.

En Nicaragua, es de todos conocido los graves efectos causados por la intoxicación y muerte de cienes de personas en el departamento de Chinandega, por el uso indiscriminado de Nemagón en el cultivo de banano entre 1970 y 1980. 

El Programa de vigilancia epidemiológica de los Ministerios de Salud y la Organización Panamericana de la Salud OMS en Centroamérica, estima que cada año, 400.000 personas se intoxican por plaguicidas. La agricultura convencional y la biotecnología de los transgénicos son altamente demandantes de agro tóxicos. Desde que Estados Unidos comenzó con transgénicos en 1996, el uso de agroquímicos aumentó en 23 millones de kilos. Numerosos estudios a nivel internacional han demostrado los efectos nefastos que los agrotóxicos y los transgénicos tienen para la salud de las personas, plantas y animales, además de contaminar los suelos, el aire y las fuentes de aguas. Los transgénicos son organismos a los que se les ha insertado genes de otras especies.

Los cultivos transgénicos producen menos que los cultivos convencionales, no están adaptados a las diversas zonas agroecológicas, aumentan los costos de producción y contaminan los recursos genéticos locales (semillas criollas) como ya ha sucedido en varios países. Además, son semillas con patentes en manos de las mismas empresas transnacionales que los producen y venden; el productor no puede guardar la semilla para el próximo ciclo sino que tiene que comprarla de nuevo. 

En conmemoración de este día, las más de 35 mil familias campesinas y organizaciones campesinas que conformamos la Alianza Semillas de Identidad, instamos a nuestro Gobierno y sus Instituciones públicas a

1-     Fortalecer el marco jurídico nacional a favor de la protección y fomento de los recursos genéticos locales, implementando y reglamentando las leyes: 807 Ley de Biodiversidad y 765 Ley de Fomento a la Producción Agroecológica y Orgánica.  

2-     Desestimular el uso y dependencia de los plaguicidas en la agricultura, mediante la supresión de subsidios para la compra de estos insumos.

3-     Fortalecer las capacidades de autoridades competentes para revisar, analizar y determinar técnica y científicamente los riesgos asociados a especies transgénicas.

4-     No promover ni aprobar leyes, programas o proyectos que permitan la siembra de transgénicos para fines de comercio, validación o experimentación en Nicaragua.

5-     Dar seguimiento a la implementación de la ley 274: Ley Básica de Regulación y Control de Plaguicidas y Sustancias Tóxicas en Nicaragua aprobada en 1997, y ajustarla a las nuevas Directrices, Convenios y Leyes internacionales que prohíben el uso de agrotóxicos adicionales a la docena maldita. 

6-     Continuar ejecutando la aplicación del Decreto 04-2014, que prohibió la importación de moléculas de Carbofuran, Aldicarb, Endosulfan, Terbufos, Metomil, Etoprofos, Paraquat y Clorpirifos, mostrando el compromiso del gobierno con la salud de los nicaragüenses. 

7-     Impulsar el uso de prácticas Agroecológicas las cuales dieron origen a la gran diversidad de especies, variedades y cultivos indispensables para nuestra Seguridad Alimentaria.

8-     Defender los Derechos legítimos que tienen las familias campesinas e indígenas para  preservar, multiplicar, mejorar e intercambiar libremente sus semillas criollas y acriolladas.

9-     Nuestra Constitución Política en su artículo 60 expresa que “los nicaragüenses tienen derecho de habitar en un ambiente saludable, así como la obligación de su preservación y conservación”.

Managua, Nicaragua. 3 de Diciembre del 2014