12 de abril de 2016

Guardianas de las Semillas Criollas, consideran que la Ley de Semillas, Ilegaliza a los productores y productoras



“Mujeres productoras, en Defensa de las Semillas Criollas”.

Mujeres productoras y mejoradoras de semillas criollas y acriolladas de diferentes comunidades del departamento de Estelí, consideran que la nueva iniciativa de semillas que se encuentra actualmente en la asamblea nacional pone en peligro el sistema de producción campesino semillas criollas, al exigir su certificación, evitar su libre intercambio comunitario y el riesgo que corren al ser objeto de patentes por parte de las grandes transnacionales. Además la nueva iniciativa deja abiertas las puertas para la introducción de especies transgénicas en Nicaragua.





Estas son las conclusiones a las que llegaron 24 mujeres productoras de semillas criollas que se dieron cita en las instalaciones de la Fundación Entre Mujeres (FEM) en Estelí. La FEM desde 1997 desarrollo procesos para el empoderamiento de las mujeres campesinas a través de su autorespeto, el desarrollo del sentido de la propia valía, la capacidad de tomar sus propias decisiones y su empoderamiento social y económico.

El taller fue facilitado por coordinador de la Alianza Semillas de Identidad el cual presentó las principales mociones a la nueva iniciativa de Ley Reguladora de la Producción, Comercialización, Investigación, Importación y Exportación de semillas que actualmente se encuentra en la Asamblea Nacional. En el 2014, las organizaciones socias de la alianza presentaron dichas mociones al Gobierno de Nicaragua y a las autoridades competentes relaciones con dicha iniciativa (MAG, IPSA, INTA, MARENA y MIFIC).

Las guardianas de las semillas criollas mostraron preocupación por los artículos que presentan dicha iniciativa de ley. Para Arminda Acevedo productora de semillas criollas de la Comunidad del horno de Estelí, las semillas criollas no pueden estar sujetas a un proceso de certificación convencional creado por las empresas transnacionales, ya que las semillas criollas se cultivan en base a la cultura y conocimiento campesino. Son  semillas para el libre intercambio de las comunidades.

Con esta iniciativa de ley de semillas, los bancos comunitarios o centro de resguardo de semillas criollas y acriolladas entran en la ilegalidad y pueden ser objeto de sanciones según los artículos 20, 54 y 58 de la presente iniciativa.

 “No solo debemos luchar por nuestras semillas, sino también por nuestro medio ambiente y nuestras tradiciones campesinas, expreso la productora de semillas criollas, Reyna Lira de la comunidad del Jocote, en el Departamento de Estelí”.

Otras productoras se mostraron preocupadas por que los sistemas de producción convencional están deteriorando el medio ambiente, erosionando los suelos, contaminando las fuentes de agua y empeoran la inseguridad alimentaria y nutricional de las familias campesinas.


Las guardianas piden a las autoridades competentes someter a consulta pública la nueva iniciativa de ley y legislar teniendo en cuenta las diferencias entre el modelo de producción campesina y el modelo de producción convencional de semillas certificadas que evite lesionar los derechos ancestrales de usos y costumbres de los y las campesinas y sus semillas criollas. 

Más información: Harold Calvo, Coordinador de la Alianza Semillas de Identidad. 
Publicar un comentario