11 de agosto de 2010

En la lucha contra el hambre , la raíz del problema

Foto: Mercedes Campos
Combatir el hambre no es sólo producir alimentos. Un país puede producir suficiente comida y la población pobre no la puede comprar por no tener dinero,ya sea por los salarios bajos, porque no tienen empleo o porque malvenden lo que producen.

El origen del hambre tiene su raíz en la forma en que el país produce.Si la producción va destinada a la exportación, una característica es que para exportar hay que producir grandes cantidades.Esa experiencia ya se vivió en Nicaragua con el banano, el algodón, el tabaco y la caña para la producción de azúcar.


Estos cultivos se caracterizan porque se establecen en las mejores tierras,se siembra un mismo cultivo en una gran extensión, se usa maquinaria agrícola,se aplican agro-químicos y los salarios que se pagan son muy bajos. Este modelo de producción no resuelve el problema del hambre, porque miles de familias se ven obligadas a vender sus tierras y a trabajar como peones en las haciendas,dejando así de producir sus alimentos.

Este modelo destruye el bosque para convertirlo en terrenos agrícolas,contamina los suelos y el agua,por el uso de los productos químicos que con el tiempo afectan la salud de las personas, y si bien es cierto que el país exporta estos productos, también es cierto que compra los alimentos a los países ricos,donde producir alimentos es uno de los mejores negocios.
En cambio si el país produce pensando en resolver el problema del hambre, la primera preocupación debe ser cubrir las necesidades de alimentos de la población,y destinar para la exportación los excedentes.

Las comunidades indígenas y los campesinos por tradición han trabajado con esa lógica. Hoy ellos siguen produciendo parte de los productos que comemos,sin embargo no se les reconoce como parte importante de la economía nacional.

Hoy día se le da valor a los aportes de los inversionistas a la economía de Nicaragua,sin embargo si revisamos sus aportes,de cada 100 dólares que ingresan en Nicaragua, 27 los aportan las remesas familiares,o sea los nicas que trabajan en otros países,y 17 dólares provienen de los inversionistas. ¿Quiénes son esos nicas que envían el dinero? Los que aquí no encuentran trabajo, gran parte de ellos campesinos que ya no pueden vivir de lo que producen,o que se han quedado sin tierras.
Publicar un comentario