MONSANTO en ofensiva

Tomada de internet
Julio Sánchez Gutiérrez

Nuevamente las compañías que pregonan las “bondades” de los cultivos transgénicos intentarán obtener la “bendición” del Estado de Honduras para establecerse de una vez por todas en nuestro país.

Las empresas, Monsanto, Syngenta, Bayer, Dupont y otras, que se aglutinan en la mal llamada CROPLIFE, en complicidad con las secretarías de Estado SAG, SERNA y SEPLAN realizarán un show mediático en Honduras desde el 27 al 30 de junio de 2010, para promover los cultivos transgénicos.


Desde ya tienen listos a periodistas harto conocidos por apoyar los intereses oligarcas, quienes en sus programas estelares les darán cabida tarifada para que los expertos de CROPLIFE hablen al pueblo hondureño “/de las bondades de los transgénicos que saciarán el hambre de la población”.

Tan inmensa mentira ha sido combatida en el mundo entero y rechazada por pueblos más empobrecidos que el hondureño, tal es el caso de las recientes y multitudinarias manifestaciones del pueblo haitiano, cuando descubrió que la MONSANTO les había donado maíz y semilla transgénica después del terremoto del pasado 12 de enero.



Esta cruzada a la que CROPLIFE y sus socios eufemísticamente han denominado “Biotecnología y Seguridad Alimentaria”, queriendo indicar con ello que /con el uso de los transgénicos se resuelve el hambre en el mundo/, lo que en realidad pretenden es acabar con la economía campesina, al despojar a campesinos y campesinas de las semillas nativas, recurso valioso para su libre producción alimentaria. Semillas que hoy son patrimonio de la humanidad ya que ellas han sido domesticadas, conservadas y mejoradas por los campesinos y campesinas desde hace más de 10,000 años.

Para esta cruzada mediática, CROPLIFE contará con el apoyo de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, el Colegio de Ingenieros Agrónomos (CINAH), El Colegio de Profesionales en Ciencias Agrícolas (COLPROCAH), La Fundación Hondureña de Investigación Agrícola, el Instituto Interamericano de Cooperación Agrícola (IICA), y otros entes privados que seguramente han recibido o recibirán beneficios de las empresas transgénicas multinacionales como la Monsanto.

Los cultivos transgénicos están siendo cultivados en Honduras desde 2002, violando acuerdos internacionales que establecen el principio de precaución, el cual obliga al Estado de Honduras a no permitir la experimentación con organismos vivos mientras no se demuestre que estos no significan ninguna amenaza a la salud, el ambiente o la sociedad.

Sin embargo, aprovechando el vacío legal existente en materia de protección a la biodiversidad local, las organizaciones claves del Estado de Honduras han sido infiltradas por funcionarios tarifados por estas compañías internacionales, agrupadas en CROPLIFE. Ellos tienen gente inamovible en la SAG , SERNA, Escuela Agrícola del Zamorano, Biología de la UNAH y muchas más.

Los cultivos transgénicos son* un monocultivo más, que arrasará con los intereses de 385,000 familias campesinas que viven del maíz criollo o nativo, lo cual agrava aun más la vulnerabilidad a la inseguridad alimentaria, que de por si ya padecen miles de hondureños y hondureñas.

Las organizaciones sociales que nos oponemos al establecimiento masivo de los cultivos transgénicos en Honduras, La Alianza por la Soberanía Alimentaria (SARA), el Foro Agrícola (FA) y la Asociación Nacional para el Fomento de la Agricultura Ecológica (ANAFAE) y la Campaña Vamos al Grano (que agrupan más de 60 organizaciones de base) después de informar al pueblo hondureño sobre este nuevo ataque al derecho a la alimentación de las y los hondureños.

Exigimos:
  1. Se ponga un alto a la siembra de cultivos transgénicos en Honduras, mismos que solamente significan un negocio para las compañías extranjeras y algunas nacionales, agrupadas en CROPLIFE, sin importar el daño ocasionado a los pequeños productores y productoras.
  2. Que las secretarías de Estado, SAG, SERNA y SEPLAN, asuman su responsabilidad de proteger los intereses del pueblo hondureño y no continúen haciendo negocios permitiendo la experimentación, el cultivo, la comercialización y el consumo de transgénicos en Honduras.
  3. Se detenga, en el Congreso Nacional de la República cualquier intento de adaptar el marco legal para la experimentación, producción, comercialización y consumo de transgénicos agrícolas en Honduras.
  4. Vigilar permanentemente la ayuda alimentaria y la merienda escolar para que la misma no contenga productos transgénicos, como ha sucedido en otros países de la región centroamericana.
Advertimos:
Que las organizaciones que luchan por una economía campesina digna, por una soberanía alimentaria que responde a los intereses y necesidades del pueblo, junto a las organizaciones campesinas, indígenas y movimientos sociales, estaremos vigilantes y en pie de lucha para evitar el zarpazo, que la MONSANTO quiere dar, en complicidad con las organizaciones antes mencionadas. Y que, frente a los millones de dólares de MONSANTO y CROPLIFE, aun existe un pueblo en resistencia que no les dejará tener paz a los ricos mientras exista hambre para los pobres.
Tegucigalpa 15 de junio de 2010
  1. Alianza por la Soberanía Alimentaria y la Reforma Agraria (SARA)
  2. Campaña Vamos al Grano
  3. Asociación Nacional para el Fomento de la Agricultura ecológica en Honduras (ANAFAE)
  4. Foro Agrícola de Honduras (FA)
  5. Madre Tierra/ Alianza Centroamericana de Protección a la Biodiversidad
2