31 de agosto de 2010

San Dionisio estrena ordenanza municipal

El municipio de San Dionisio del departamento de Matagalpa cuenta con una ordenanza municipal para la protección de la diversidad criolla, promoción de alimentación sana y declaración de territorio libre de transgénicos.

En medio de un acto cultural, en el parque central de San Dionisio, las autoridades locales, y organismos miembros de la Campaña Semilla de Identidad, de la cual es miembro Centro Humboldt, dieron a conocer a la población en general el espíritu de esta ordenanza.

Foto: Lucy Méndez.

Este instrumento jurídico municipal es de orden público y de interés social para establecer disposiciones regulatorias y así proteger nuestra diversidad biológica, salud humana, seguridad y soberanía alimentaria nutricional, identidad cultural, economía campesina, entre otros.

El documento consta de siete títulos, iniciando por Disposiciones Generales, Autoridad Competente, Disposiciones Precautorias sobre declaratoria de municipios libre de transgénico, Semillas Criollas, del Incumplimiento, Reforma y Derogación, Disposiciones Transitorias y Finales.

“Esta Ordenanza nos viene a beneficiar a nosotras las mujeres productoras de diferentes semillas, en mi caso de maíz y fríjol. También con ella no habrá contaminación y nuestra saluda estará protegida porque ya no consumiremos la semilla transgénica”, manifestó Leonisia López, de la comunidad de Susilí de San Dionisio.

Para efectos de implementación de la ordenanza, se conformará una Comisión Permanente Municipal de Protección a la Biodiversidad coordinada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, entre sus funciones esta la elaboración de normas municipales que contribuyan a la aplicación eficiente, facilitar la coordinación Interinstitucional y con el Gobierno Central, coordinar y promover procesos de monitoreo para la detención de transgénicos en este municipio.

Para José Francisco Salgado de la comunidad el Zapote de San Dioniosio. Esta ordenanza es para cultivar la semilla nativa, resistente a las plagas, adaptadas a la zona y para que “nos apropiemos de la semilla y no dependamos de la gente que vende semillas, y así conservamos nuestra cultura e identidad”.

Es preciso mencionar que si existiera incumplimiento de la ordenanza por parte de un funcionario o representante del Gobierno municipal o central, se aplicará una sanción por un monto equivalente a tres meses de salario percibido, en caso de una segunda infracción será despedido del cargo.

Publicar un comentario