Semillas criollas, un tesoro para el futuro

Por Andreu Pol*

Origen ancestral: Desde hace miles de años, las comunidades ancestrales en todos los continentes de la Tierra han domesticado diversas especies de plantas de origen silvestre, transformándolas progresivamente en variedades cultivadas o domésticas, como base para su alimentación.

Los pueblos originarios alcanzaron logros extraordinarios en el mejoramiento de calidades y rendimientos de sus diversos cultivos, seleccionando sus semillas con paciencia y perseverancia, cada año y cada generación, aprovechando y asociando la selección natural con la selección dirigida por manos campesinas; así se han venido obteniendo las actuales variedades nativas o criollas.


En el noreste de África se desarrollaron las primeras variedades de sorgo; en la zona mediterránea oriental surgieron las variedades de trigo harinero del pan; en el sureste de Asia se domesticaron las variedades originarias del arroz; mientras que en América, concretamente en México y Centroamérica, se seleccionaron las primeras variedades de maíz y de frijol común, base fundamental para alimentar a la población nicaragüense.

Experiencia y adaptación: Durante siglos, los pueblos originarios de Centroamérica, a través de sus comunidades campesinas, han ido acumulando gran experiencia en el manejo natural y orgánico de sus diversos cultivos nativos de maíz, frijol, ayote, pipián, camote; así también de las especies introducidas desde África como el sorgo o millón, desde Asia el arroz, o desde Europa el trigo harinero, la cebolla, el ajo o la hierbabuena, entre otras especies. Por generaciones, estos cultivos y sus variedades, se han adaptado a los diferentes climas y suelos en todo el territorio nacional. Esta gran experiencia y adaptación de las diversas variedades nativas o criollas, permiten obtener buenas cosechas con bajos costos de producción, garantizando así la rentabilidad agropecuaria; por este motivo, las ventajas productivas de estas variedades son una gran oportunidad que debe aprovecharse para garantizar la alimentación a toda la población rural y urbana.

Diversidad y estabilidad: La gran diversidad de variedades criollas y acriolladas, con sus diferentes adaptaciones, calidades y sabores, permite garantizar la estabilidad productiva a nivel local y nacional. Esta ventaja de las variedades nativas se debe a su buena adaptación para superar las diferentes adversidades, ya sean sequías, exceso de lluvias, plagas, enfermedades, suelos pobres u otros problemas en los cultivos. Por esta razón las semillas criollas son fundamentales para garantizar la cosecha, asegurando suficiente rendimiento y disponibilidad de alimentos para toda la población nicaragüense, tanto en condiciones climáticas favorables como adversas.

Sostenibilidad alimentaria para el futuro: Desde tiempos ancestrales las semillas criollas han sido mejoradas y conservadas por las familias campesinas, a través de la denominada conservación “in situ” de recursos genéticos agrícolas. Esta experiencia tradicional ha permanecido por largo tiempo, siendo esto la mejor prueba que demuestra, de hecho, la sostenibilidad de estas variedades, garantizando así la alimentación para las futuras generaciones. Además, estas semillas forman parte del Patrimonio Genético Nacional, por ser de origen local y colectivo, resultando indispensable su rescate, conservación y aprovechamiento sostenible; cumpliendo así las recomendaciones de la Ley General del Medio Ambiente y los Recursos Naturales, ley 217, artículos 62 y 64, vigente desde 1996. La interpretación campesina de estos artículos puede expresarse como “Las Semillas Criollas son un Tesoro, que debemos conservar para el Futuro”, y “Las Variedades Criollas son de nuestra Propiedad Colectiva, de todos los productores campesinos y campesinas nicaragüenses, y no podrán ser patentadas ni privatizadas por ninguna empresa”.


Campaña “Semillas de Identidad”: Las organizaciones integradas en esta campaña están plenamente convencidas de que la protección de las semillas criollas de los diversos cultivos y su manejo agroecológico, junto a las variedades y especies silvestres comestibles, señala la mejor estrategia o camino a seguir para garantizar la alimentación familiar y nacional. En este sentido se están realizando esfuerzos para concienciar a productores, consumidores y tomadores de decisiones. Se está promoviendo el rescate y cultivo de estas semillas, junto con los alimentos criollos derivados de estas variedades y su cultura tradicional asociada. Se busca incidir en las políticas públicas, leyes y ordenanzas municipales, relacionadas con semillas, Soberanía Alimentaria, biodiversidad y bioseguridad. Para lograr estos objetivos se están organizando Ferias de Semillas y Alimentos Criollos, facilitando así el intercambio de variedades, experiencias y conocimientos campesinos; promoviendo además el consumo de los diversos alimentos tradicionales; precisamente, el día sábado 4 de septiembre, se realizará la 3ª Feria Nacional de Semillas y Alimentos Criollos, en Plaza Las Américas, Bello Horizonte, Managua.

Colaboración con instituciones: La Campaña “Semillas de Identidad” está en proceso de coordinación con algunas instituciones del Estado, para incidir en sus decisiones y acciones relacionadas con la agricultura y la biodiversidad. Manteniendo comunicación con el Ministerio Agrícola y Forestal (MAGFOR), el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA) y el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (MARENA); colaborando con las Alcaldías municipales, a través de propuestas de ordenanzas para defender la Soberanía Alimentaria, declarando a sus territorios libres de cultivos transgénicos y protegiendo a sus semillas criollas; coordinando además con algunas universidades nacionales y con sus sedes departamentales. Este acercamiento con diversos tomadores de decisiones, a nivel local, departamental y nacional, está facilitando la concienciación sobre la importancia estratégica de proteger y aprovechar estas semillas, manteniendo su mejoramiento y distribución en manos campesinas, siendo un tesoro colectivo que asegurará el futuro alimentario de toda la población de Nicaragua.

* Doctor en Biología Ambiental, asesor en Semillas y Biodiversidad del PCAC-UNAG. Campaña Semillas de Identidad, impulsada por GPAE, GISSAN, PCAC-UNAG, Alianza por la Biodiversidad, Centro Humboldt, Lideconic y SWISSAID.
0