27 de mayo de 2015

Cada 22 de Mayo se celebra el día “Internacional de la Diversidad Biológica”. Este día fue declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en honor al día de aprobación del Convenio sobre Diversidad Biológica en 1992.

El lema de este año 2015 es: “Diversidad biológica para el desarrollo sostenible”.

Este lema nos permite reflexionar sobre la importancia que tiene la diversidad biológica para nuestra vida. Sabemos que la diversidad biológica es fundamental para la vida en el mundo, según datos de las Naciones Unidad más de 3000 millones de personas dependen de la biodiversidad marina y de los litorales para subsistir y otros 1600 millones dependen de los bosques.

En Nicaragua la Diversidad Biológica es la base fundamental para el funcionamiento de los ecosistemas y los servicios que suministran para garantizar la seguridad alimentaria de los y las nicaragüenses. De la Diversidad Biológica sustraemos productos como alimento, agua, madera o fibras, medicinas, combustible, microclima y áreas de esparcimiento, además de otros servicios que no se ven a simple vista, como la captura de dióxido de carbono, el trabajo de las bacterias y los microbios que transforman los desechos en productos utilizables o para la formación de suelos: los insectos que polinizan la flora; los arrecifes de coral y los manglares que protegen las costas; así como protección ante eventos como huracanes, inundaciones y como los paisajes terrestres y marinos biológicamente ricos que suponen un disfrute para el ser humano.

Lógicamente, igual como sucede con los ecosistemas en el resto del mundo, los ecosistemas naturales en Nicaragua  están sometido a un proceso de degradación continua producto de las prácticas agropecuarias insostenible, la explotación indiscriminada de los bosques, la destrucción de habitas naturales de especies de plantas y animales, de la contaminación de los ríos y lagos y la introducción de especies invasoras que acaban con las especies nativas.

Unas 40 especies exóticas, entre aves, mamíferos y reptiles, están en peligro de extinción en Nicaragua, de acuerdo a un estudio presentado  por la plataforma de organismos ambientalistas. Según este estudio, están en peligro: la lapa roja y verde, el águila real, el danto (tapir), tigre-jaguar, mono araña, mono mico, oso hormiguero y lagarto negro. Además, la tortuga de paslama y tortuga carey.

Algunos expertos señalan la agricultura industrial o revolución verde basada en la especialización y el uso masivo de fertilizantes derivados del petróleo y de pesticidas altamente tóxicos, han producido una brusca disminución de las especies, haciendo de zonas agroecológicas ricas en biodiversidad, desiertos verdes donde predomina una única especie, deteriorando los recursos naturales. Este caso se puede asociar a las zonas de occidente donde el algodón y ahora el maní y otros cultivos han acabado con biodiversidad.

Ahora con la promoción y el uso de cultivos transgénicos los daños al medio ambiente y a la biodiversidad se incrementan, no solo, porque estos cultivos incrementan el uso de agro químicos que  a la vez pueden ocasionar la aparición de nuevas plagas, enfermedades y súper malezas que son incontrolables, sino porque pueden contaminar genéticamente nuestros recursos naturales autóctono, ser objeto de patente, lo cual puede ser catastróficas e irreversible para nuestros ecosistemas, la economía campesina, la salud  y la seguridad alimentaria y nutricional.

Sumado a estos riesgos está el cambio climático en el cual el aumento de las temperaturas y la disminución de las precipitaciones ponen en riesgos nuestra biodiversidad.

Nicaragua tiene leyes, normativas y estrategias relacionadas con la biodiversidad, sin embargo, hace falta generar nuevos conocimientos en tornos a nuestros recursos, nuestra biodiversidad, y forjar una nueva relación con ella. Aún no sabemos que tenemos y por lo tanto es difícil hacer una prospección para su conservación,protección y fomento.

Se debe proceder a llenar los vacíos institucionales para mejorar la gobernabilidad o administración de nuestra biodiversidad al fin de proporcionarles  condiciones (aunque sean mínimas) para mantenerla y/o incrementarla a fin de evitar su deterioro, extinción y su contaminación.

Es necesario sensibilizar e incentivar la racionalización de la importancia de la Diversidad Biológica en el sector privado, para que éste la deje de ver solo como una mercancía.

Promover investigaciones científicas, en especial para aquellas especies no conocidas o explotadas, valorando el conocimiento tradicional o ancestral. Evitar la introducción de especies invasoras o bien transgénicas que puedan afectar nuestros recursos nativos o locales.
Implementar las leyes relacionadas con nuestra biodiversidad, en especial la ley 807 referida a la Conservación y Utilización Sostenible de la Diversidad Biológica de Nicaragua, la cual no está reglamentada. Implementar la ley 705 Ley de bioseguridad relacionada con los transgénicos.

Es necesario trasmitir a los y las nicaragüenses los aportes sociales, culturales, ambientales y económicos que brinda la Diversidad Biológica a través de los ecosistemas, las especies y sus genes, los bienes y servicios que esta aporta para el bienestar de la humanidad.

Y desde la Alianza Semillas de Identidad continuar promoviendo las Semillas Criollas y Acriolladas y la Agroecologia como Estrategia para Lograr nuestra Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional. 

Saludos Cordiales,

Harold Calvo Reyes 
Publicar un comentario