En Jinotega productores analizan los riesgos de los transgénicos en Nicaragua


Este 28 de agostos se realizó, en Jinotega, un taller sobre los riesgos de los #transgénicos con el apoyo de la Alianza Semillas de Identidad. El evento fue organizado por las organizacines FODA, Avodec y Cuculmeca.

En el taller participaron 25 productores y productoras de diversos municipios del departamento de Jinotega quienes analizaron los riesgos de los cultivos transgénicos. 

Harold Calvo, coordinador de la Alianza Semillas de Identidad, facilitó el taller en el que los participantes conocieron sobre los conceptos básicos de las semillas transgénicas, así como los principales riesgos que conllevan estos cultivos.

"Un transgénico  conocido también como organismo genéticamente modificado (OGM) es un ser vivo creado artificialmente por grandes transnacionales como Monsanto, Syngenta, Dupont-Pioneer, con tecnologías que insertan a una planta o a un animal, genes de virus, bacterias, de otros vegetales o animales, incluso genes humanos, para modificar sus características heredables, por ejemplo, hacerlos resistentes a ciertas plagas y herbicidas", puntualizó Calvo.

Durante la ponencia calvo explicó que los cultivos transgénicos no están destinados a alimentar al mundo; sólo existen 4 rubros principales: soya, maíz, algodón y canola, destinados principalmente a la alimentación animal y a la producción de fibras textiles. "No está comprobado que sean resistentes al cambio climático ni adaptados a las diferentes zonas agroecológicas", comentó.

"En Nicaragua, los pequeños productores y productoras siembran y cosechan maíz produciendo el 91% del producto a nivel nacional. Si entrara el maíz transgénico sería un riesgo de contaminación para nuestras variedades de maíz criollo en las fincas campesinas, al polinizarse por el viento", explicó Calvo. 

Agroecología y semillas criollas

Otros de los temas que se impartieron en el taller estuvieron enfocados en la producción agroecológica y las semillas criollas.

"Nuestras semillas criollas y acriolladas con manejo agroecológico son estables en su producción y evolucionan de manera constante; esto facilita su adaptación a diversos ambientes y a los efectos del Cambio Climático, además de su tolerancia a plagas y enfermedades", comentó Calvo.

Existen evidencias que con manejo agroecológico las semillas criollas mejoran su productividad. Producidas en policultivos, aseguran la diversidad de alimentos e ingresos económicos a la agricultura familiar, garantizando la seguridad alimentaria con equidad y soberanía comunitaria.


Unos diagnósticos realizados por el PCaC a nivel nacional han mostrado que productores y productoras haciendo uso de las semillas criollas y acriolladas de maíz han logrado entre 40 y 90 quintales por manzana y en el caso del arroz entre 80 y 100 quintales por manzana. 





0